Conocé la historia de cómo nació la rivalidad del primer clásico de la región.

Blooming y Destroyers, el clásico de la ciudad, el primero que existió, el de antaño… conllevó a tejer una historia rica en anécdotas, disputas y todos los ingredientes que enmarca una rivalidad  y las características de un enfrentamiento caliente entre dos clubes, nacido en los finales de los años cuarenta y que posteriormente, con el correr de los años, por determinaciones, se desvaneció, dando lugar a otro partícipe, pero siempre Blooming como actor principal de la cuna de la cruceñidad.

Blooming nació en el año 1946, como un Club social, cultural y deportivo, el equipo Canario surgió dos años después, ligado directamente al fútbol y como promotor de campeonatos barriales “Destroyers se inició directamente en el fútbol organizando campeonatos Interbarrios, no en la ACF. Así estuvo varios años” indicó Belico Suárez, recopilador de datos históricos cruceños. Mientras tanto, La Academia, desde sus inicios estuvo enfocado en cuestiones sociales  para solventar sus actividades y en pro de la ciudadanía “Como en el Club lo integraban hombres y mujeres, había mucha actividad  en aquellas épocas: dancing, kermesses, pero también participaban en el básquet y voleibol” remarcó Suárez, añadiendo además que entre los integrantes del Club habían jóvenes que ya participaban en los torneos de ACF. En otros Clubes “Como ya algunos de esos jóvenes jugaban en la ACF. Fue que se pensó en hacer un equipo de fútbol posteriormente”.

¿Cómo nace la rivalidad?

“Destroyers en 1948 se fundó en el barrio El Arenal, calles Aroma y Caballero. Esta barriada era rival de los del centro, que en su mayoría eran jóvenes del flamante Blooming Club” indicó Suárez, haciendo énfasis además, que la rivalidad se dio sobretodo por cuestiones sociales “La rivalidad con los Destroyanos se mantenía a nivel barrial, porque consideraban a los Blooministas como farsantes e hijitos de papá, pues eran de las familias más acomodadas” resaltó.

Blooming no participaba de los campeonatos interbarrios que organizaba el equipo canario, no contaba con un equipo oficial para encararlo, pero en más de una oportunidad, “amistosamente” llegaron a enfrentarse “Jugaron en las canchas de la zona, no en el interbarrio, pues durante los años del interbarrio que llegó a durar unos tres años, Blooming no contaba con equipo de fútbol, sólo eran tropitas de ambas zonas que jugaban, especialmente en la cancha que había frente a lo que antes fue El Caballito”

Como Blooministas y Destroyanos estaban marcados por razones sociales y zonas establecidas, la disputa se acrecentaba cada vez más, las zonas delimitadas estaban más que marcadas “El límite natural de ambas parcialidades fue la calle Charcas. En la Charcas vivían los Aguilera, Roly y compañía; Los Peredo y una tropanga de Blooministas, a media cuadra de San Andrés” resaltó Suárez, que además añadió que la disputa entre ambos clubes, en varias oportunidades, llegaron a las manos “Tronaban. De los celestes Roly (Pecho) y su hermano Lilito eran los que sacaban la cara. Del otro lado habían varios buenos también como Felipe Cadario y Nene Daza” amplió Suárez, lanzando estos datos, que para muchos son inéditos.

Blooming, recién en el año 1952 le dio énfasis al tema futbolístico y pensando en grande, apuntando en ese entonces a clasificar a la ACF. Agrupando a jugadores miembros del Club que estaban paseando su fútbol en otros clubes, logró su cometido disputando una liguilla de ascenso “Blooming que se fundó como Club social y deportivo, recién en 1952 armó equipo, pero apuntó a la ACF ascendiendo tras un cuadrangular y jugando su primer campeonato en 1953” afirmó.

La Academia, una vez instalado en el torneo más importante de la ciudad, la rivalidad siempre estuvo vigente, al ser un tema barrial “Recien cuando Destroyers subió a la ACF. A comienzos de 1960 se pudieron enfrentar en serio ambas rivalidades” indicó Suárez, mencionando a la vez que Blooming en la ACF. siempre fue protagonista en  los primeros lugares y logrando campeonatos. Mientras que Destroyers, recien ingresado, también tuvo buenas actuaciones en el torneo en la década de los  60, obteniendo un Bi Campeonato “Esos títulos realzó dicha rivalidad, pues Blooming era protagonista permanente” y así ambos clubes fueron creciendo en numero de hinchada y formalizando una rencilla que nació en los barrios de la vieja Santa Cruz y que con el tiempo llegó a ser el partido más esperado e importante de la región.

 

Datos: Belisario Suárez

 

Dejar una Respuesta

Ir a la barra de herramientas